Organizaciones de la Sociedad Civil participan de taller sobre Empresas y Derechos Humanos

Representantes de la sociedad civil, agrupados en la Plataforma de la Sociedad Civil sobre Empresas y Derechos Humanos, participaron del II Taller sobre Empresas y Derechos Humanos “El difícil Camino de los Principios Rectores al tratado vinculante” realizado el día 07 de agosto en la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH). El espacio sirvió para […]

Representantes de la sociedad civil, agrupados en la Plataforma de la Sociedad Civil sobre Empresas y Derechos Humanos, participaron del II Taller sobre Empresas y Derechos Humanos “El difícil Camino de los Principios Rectores al tratado vinculante” realizado el día 07 de agosto en la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH).

El espacio sirvió para discutir en torno al proceso global de implementación de los Principios Rectores y la propuesta de aprobar un tratado vinculante que obligue a las empresas a respetar los derechos humanos. Para ello se contó con el expositor Carlos López del International Commission of Jurists, quien ofreció una mirada crítica sobre los Principios Rectores y presentó el proyecto normativo para alcanzar un Tratado Vinculante, que logre que las normas de derechos humanos se apliquen jurídicamente a las empresas.

Imagen: CooperAcción

Los Principios Rectores son una herramienta de la Organización de las Naciones Unidas que visibiliza la responsabilidad que tienen las empresas de respetar los derechos humanos y de remediar los daños que puedan ocasionar por estas vulneraciones. Si bien este esfuerzo es importante, en la actualidad se requieren mecanismos más eficaces para lograr que las violaciones a derechos humanos cometidas por empresas transnacionales no queden impunes. Es por ello que el Tratado Vinculante podría llenar aquellos vacíos de los Principios Rectores, al ser estos de carácter voluntario y no vinculante para las empresas.

El taller fue importante para discutir sobre las diversas estrategias que requieren ser implementadas desde la sociedad civil para lograr que se haga efectivos el respeto de los derechos humanos por parte de las empresas de capitales transnacionales. Al respecto, se dejó en claro que tanto el Tratado Vinculante como los Planes Nacionales de Acción son vías válidas y necesarias que permiten la ciudadanía puede emprender para exigir a las empresas que asuman la responsabilidad de sus acciones y los impactos negativos que pueden generar en el ejercicio de derechos humanos. Se mencionó el caso de Francia, país que ha logrado la incorporación de la responsabilidad legal para hacer efectivas penas a las empresas transnacionales que cometan abusos o delitos.

Imagen: CooperAcción

Así mismo, Carlos López invitó a hacer el ejercicio de repensar a la empresa como un actor social responsable de fomentar el desarrollo en una sociedad, con creación de espacios de trabajo y bienestar para las personas. Esto con la intención de dejar de lado la lógica de ganancia de algunas empresas que cometen abusos y violaciones a derechos humanos.

Al finalizar el taller se acordó la realización de un evento público en donde se va a invitar a la Cancillería, quien es responsable de llevar la voz del Perú en la discusión sobre el Tratado Vinculante, con la finalidad de que conozca la posición de la sociedad civil sobre este instrumento jurídico.

08 de agosto de 2019