Las cotizaciones y sus tendencias: ¿qué está pasando y qué se proyecta?

El precio del cobre y otros metales ha bajado en las últimas semanas, pero sigue por encima de los niveles de años anteriores. ¿Qué podemos esperar?

Cotizaciones de cobre a la baja
Cotizaciones de cobre a la baja
Cotizaciones de cobre a la baja

Las proyecciones que se hacían hasta hace unos meses indicaban que las cotizaciones mantendrían un nivel alto, debido a la mejora de la demanda global, el avance del proceso de vacunación global, los planes de reactivación de la economía mundial y la flexibilización de las restricciones de movilidad. De hecho el BCRP señalaba que el conflicto entre Rusia y Ucrania iba a tener, en el corto plazo, un impacto mayoritariamente al alza en los metales básicos: en el último reporte de inflación de junio se reportaba un precio promedio del cobre de 4.35 y 4.27 dólares la libra para el 2022 y 2023, respectivamente.

Sin embargo, la situación ha comenzado a cambiar y lo menos que se puede decir es que hemos salido del momento de cotizaciones espectaculares del último año (sobre todo de la segunda mitad del 2021 y los primeros meses del 2022). Esta situación es válida sobre todo para metales de base como el cobre, que ha estado en el último año a niveles muy por encima del último período o superciclo de precios (2003-2012) y para el zinc, aunque es importante precisar que en este metal, en el nuevo ciclo alcista no había alcanzado el nivel espectacular del cobre. También el plomo ha sufrido un descenso; luego de llegar a un pico de US$ 100, 924 c/lb el pasado 8 de junio, cerró el 5 de julio a US$ 87,657 c/lb.

Cotizaciones del cobre, zinc y plomo (últimos 30 días)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Cotizaciones1.pngLa imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Cotizaciones2-1.pngLa imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Cotizaciones3.png

¿Qué es lo que explica este cambio de tendencia? En un artículo reciente, Pedro Francke lo explica de la siguiente manera: “Los indicadores de inflación internacional recrudecieron y frente a ello la Reserva Federal norteamericana (su banco central) ha subido aceleradamente sus tasas de interés. Este encarecimiento del crédito frena la inversión, porque hay proyectos que ya no son rentables ante esos mayores costos, y frena también el consumo porque comprar una casa con hipoteca o un carro a plazos saldrá ahora más caro; son efectos ya estudiados que se presentan también en el Perú. Esta caída previsible de la demanda lleva a un frenazo al crecimiento de la economía de los EEUU, y dada la importancia de este país, de todo el planeta. Además, las perspectivas de crecimiento de la economía china se han visto afectadas por las restricciones de movilidad impuestas en ese país para enfrentar una ola grande de Covid ante las variantes más contagiosas que se han presentado”.

Hay una discusión sobre la magnitud del freno que puede tener la economía mundial. Para algunos, los indicadores no apuntan necesariamente a una recesión fuerte y tampoco prolongada. Lo que queda claro es que, por el momento, en los Estados Unidos y Europa están más preocupados por frenar la inflación que por una posible recesión: por ejemplo, Christine Lagarde, ex mandamás del FMI y actual presidenta del Banco Central Europeo, no le ha dado tanta importancia a la posibilidad de una recesión en los países de la Unión Europea y viene priorizando medidas para combatir la inflación.

Por otro lado, un mejor control de la pandemia en China y una reducción de las medidas de confinamiento aplicadas en los últimos meses pueden permitir un relanzamiento del crecimiento en ese país, relativamente rápido, lo que impactaría favorablemente en el escenario global, sobre todo en el mercado de las materias primas.

Cabe señalar que, pese a la fuerte caída que se ha registrado en las últimas semanas, los precios de los principales metales de base que el Perú produce todavía se mantienen por encima de los niveles pre pandemia. Habrá que seguir con atención la evolución en las próximas semanas.

Finalmente, los metales preciosos, como el oro, mantienen una situación bastante favorable. En junio de 2022 este metal registró un valor promedio de 1,838 US$/Onza. Cabe precisar que desde el 2019 la cotización del oro ha presentado una subida sostenida debido a la mayor demanda de los inversionistas por este mineral como activo de refugio en un contexto de alta incertidumbre y tensiones geopolíticas. El oro se ubica en niveles similares a los registrados en los picos del anterior superciclo de las materias primas (2003-2012).

06 de julio del 2022