Las inversiones y el contexto minero

José De Echave C.

Pese al incremento de la conflictividad social y los estallidos de casos como el de Las Bambas (Apurímac) y Tía María (Arequipa), las cifras consolidadas del primer semestre muestran que las inversiones mineras han seguido creciendo: el incremento acumulado de la inversión minera en los primeros seis meses del año ha sido de 26.2%, lo que significa que las inversiones mineras alcanzaron la suma de US$ 2,352 millones.

El incremento se debe, sobre todo, al impulso de las inversiones en proyectos como Quellaveco (Moquegua), Minas Justa (Ica) y la ampliación de Toromocho (Junín). Las tres regiones mencionadas concentran el 50.1% del total de la inversión minera en lo que va del año y seguramente seguirán marcando la tendencia en el segundo semestre y hasta el próximo año. Por supuesto, en una situación opuesta, se encuentra el proyecto Tía María de Southern Perú Copper Corporation (SPCC), que mantiene el rechazo contundente de la población del Valle de Tambo (Islay, Arequipa).

Como se puede apreciar en el siguiente gráfico, todos los rubros de inversión en minería, salvo el de exploración e infraestructura, muestran una evolución positiva. Destaca, el incremento de la inversión en Equipamiento Minero, Preparación y Desarrollo y otros.

Hay que prestarle atención a la evolución del rubro de inversión en exploración, que es un indicador bastante sensible y que usualmente marca los cambios de tendencia de la minería. Históricamente, la tendencia de las inversiones en exploración ha estado fuertemente relacionada a la evolución de las cotizaciones (como se puede apreciar en el siguiente gráfico): las inversiones en exploración a nivel global aumentan cuando las cotizaciones de los minerales están al alza y el escenario cambia bruscamente en la situación inversa.

El contexto internacional desfavorable viene provocando una caída de las cotizaciones de minerales de base como el cobre, que esta semana se acerca a los US$2.50 la libra, su nivel más bajo en el último año y medio, mientras que la cotización del oro ha llegado al máximo de seis años: US$1,484.20 la onza.

Si las inversiones en exploración minera en el Perú siguen a la baja, la principal explicación está en el contexto internacional. La guerra comercial desatada entre los Estados Unidos y China sigue empujando a la economía mundial a la recesión y, como consecuencia, a la caída de los precios de los minerales -sobre todo los de base- y los flujos de inversión.

09 de agosto de 2019