Las cifras consolidadas de la inversión minera a nivel global

Cifras inversiones globales

Por: Josselin Yauri y José De Echave

Antes de terminar el año, no está de más darle una mirada a las últimas cifras consolidadas de los flujos de inversión minera a nivel global y su vinculación con la realidad peruana.

Un primer dato importante a considerar es que la inversión en exploración minera a nivel global ha venido aumentando, sobre todo con un mayor impulso desde finales del 2020. Nuevamente se confirma la estrecha correlación entre la evolución de los precios de los minerales y el incremento de los presupuestos que se invierten en minería: como se puede apreciar en el siguiente gráfico, en las dos últimas décadas, salvo situaciones excepcionales, cada vez que se ha producido un incremento del precio de los metales, sobre todo los de base, las inversiones se comienzan a dinamizar, con el respaldo de mercados financieros más dinámicos y proclives a financiar proyectos mineros.

Cabe señalar que, desde julio del año pasado en el Perú, luego de la llegada al gobierno del presidente Pedro Castillo, se instaló una narrativa que apuntaba a señalar que el país había dejado de ser atractivo para la inversión minera, que los flujos de inversión habían decaído notablemente y que estábamos perdiendo atractivo en relación a otros países. Este discurso intentó respaldarse con el sesgo de encuestas como las que realiza el Instituto Fraser de Canadá.

Sin embargo, las cifras globales de inversión y las propias estadísticas peruanas no parecen confirmar este tipo de afirmaciones. Como se puede apreciar en el siguiente gráfico, el Perú es el sexto destino de la inversión a nivel mundial y el tercero en América Latina: en los últimos 20 años nuestro país se ha mantenido en el top ten de los principales destinos de inversión minera.

La evolución de la inversión minera total en el Perú muestra un comportamiento muy similar a lo que se aprecia a nivel global (ver gráfico siguiente). Estuvo al alza en el período del superciclo (2003-2013), llegando a un pico el año 2013; luego cayó de manera sostenida hasta el 2016, para luego pasar a recuperarse desde el 2017 -salvo en el 2020, año de inicio de la pandemia-. El año pasado, la inversión minera alcanzó la cifra de US$ 5263 millones y, si bien todavía está por debajo de la cifra del 2019, es superior a lo que se invirtió en los años 2018, 2017 y 2016.

Dicho esto, es importante notar que la cartera de proyectos de inversión minera en el Perú ha cambiado de manera sustantiva. Si bien en líneas generales se habla de una cartera de proyectos que representa una inversión de más de US$ 50 mil millones, al revisar al detalle se puede notar que la gran mayoría de proyectos ya no son de talla mundial y, salvo excepciones, representan montos de menor magnitud. Quizás uno de los últimos proyectos de talla mundial en desarrollo ha sido el de Quellaveco, que inició su etapa productiva en el último trimestre del año. Por otro lado, es interesante observar de manera desagregada la inversión en exploración. En los años prepandemia, este componente estuvo a la baja en el Perú (2017-2019), alcanzando la menor cifra el 2020. Sin embargo, desde el primer trimestre del 2021 se comenzó a notar una recuperación, cerrando ese año con una inversión de US$ 329.4 millones (cercana a la que se alcanzó el 2019). Seguramente, las cifras finales del 2022 mostrarán un nuevo nivel de recuperación.

Otras tendencias globales a notar

Las cifras a nivel global del año 2021 muestran algunos cambios que habrá que observar si se confirman como nuevas tendencias en el futuro. Un primer dato que llama la atención es que por primera vez, después de muchos años, América Latina fue desplazada al segundo lugar el 2021 como principal destino de la inversión minera global: mientras que América del Norte (Estados Unidos y Canadá) recibió el 30% de la inversión minera, América Latina recibió el 24%. El cambio, por ejemplo el 2018, América Latina encabezó el ranking con una participación de la inversión global del 28%, contra un 23% de América del Norte.

Sin embargo, todo indica que el dinamismo en la región se viene recuperando con fuerza el presente año y habrá que observar qué es lo que nos muestran las cifras a diciembre (ver gráfico). En todo caso, la revisión de cómo evolucionan los flujos de inversión minera a nivel global, debería ser un elemento básico para evaluar la situación de la minería en el Perú y de esa manera construir un diagnóstico que se sustente en datos de la realidad.

29 de diciembre de 2022