COP26: Logros mínimos y ausencia del presidente Castillo

por Julia Minners

La 26.a Conferencia de las Partes (COP26) del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC) terminó el pasado 13 de noviembre en la ciudad de Glasgow, Reino Unido. Deja unos logros mínimos, a negociadores y activistas ambientales decepcionados y un vacío causado por la ausencia del presidente Castillo.

En un contexto de reactivación pospandemia, la conferencia causó grandes expectativas a nivel internacional en la lucha multilateral contra el cambio climático. Por un lado, porque la COP26 había sido aplazada por un año a causa de la pandemia. Por otro lado, porque el Acuerdo de París, el primer tratado mundial vinculante sobre el calentamiento global, culminó sus primeros cinco años de vigencia legal en 2020. Sin embargo, asuntos fundamentales como el cumplimiento del artículo 9 de dicho acuerdo quedan abiertos: ¿Quién financia los $ 100 mil millones prometidos anualmente como financiación climática? Efectivamente, los resultados de la conferencia han sido tan decepcionantes que incluso el presidente de la COP26, Arok Sharma, se disculpó ante los participantes con lágrimas en sus ojos: “Lo siento profundamente”.

¿Cuáles han sido los resultados más significativos de la COP26? Un logro importante para la región latinoamericana es la creación de una reserva de conservación marina libre de pesca a cambio de un canje de deuda sin precedentes: el Corredor Marino del Pacífico Este Tropical, ubicado en las zonas económicas exclusivas de Colombia, Ecuador, Panamá y Costa Rica. A nivel global, destaca la Declaración de Glasgow sobre los bosques y el uso de la tierra con la cual se pretende proteger el 91% de la superficie forestal del planeta. Hasta el momento cuenta con 141 países firmantes, incluyendo Perú, según la nota de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores[1]. Además, la mayoría de los países del mundo prometieron bajar sus niveles de emisión de metano un 30% hasta 2030 y 77 países se comprometieron a dejar de usar el carbón en su matriz energética[2]. Un resultado particularmente frustrante para muchos participantes también trata del carbón: el borrador del acuerdo final de Glasgow preveía la eliminación de la energía del carbón mientras que el acuerdo final solamente contiene una reducción del uso del carbón, cediendo ante la presión a última hora ejercida por India y China. Estos dos últimos exigieron niveles más altos de financiación climática de los países del norte global. En el mismo sentido, la COP26 falló en cumplir la promesa del Acuerdo de París de conseguir $100 mil millones de financiación climática. “Estamos decepcionados de que la promesa […] siga pendiente y pido a todos los donantes que la hagan realidad el próximo año”, concluyó Espinosa, la secretaria ejecutiva de la COP26, en su discurso de clausura de la conferencia. Muchos asuntos acerca del financiamiento quedan sin solución, un escaso resultado en el acuerdo final es el llamado a los países ricos de doblar sus contribuciones para la adaptación de los países en vía de desarrollo hasta 2025.

Generalmente, el Perú se toma responsabilidad de sus acciones y presenta ambición en los planes de desarrollo sostenible. Como muchos acordarán, el Perú asumió un rol de liderazgo en las negociaciones internacionales sobre el cambio climático al ser país anfitrión de la COP20 en 2014. Además, recordemos que pocas semanas antes de la COP26, en la 76.a Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Castillo reafirmó el compromiso de su Gobierno en la lucha contra el cambio climático planteando la declaratoria de la emergencia climática nacional. Asombra entonces la ausencia del presidente Castillo en la COP26, donde los jefes de Estado se reunieron en los primeros días para avanzar este reto para la humanidad. En su discurso ante las NN. UU. en septiembre presidente Castillo señaló: “La diplomacia social no solo es un requerimiento nacional, es un imperativo global.”¿Pero cómo piensa cumplir con sus propias exigencias estando ausente en la conferencia más importante para el futuro de un país clasificado como altamente vulnerable en siete de nueve categorías establecidas por la UNFCCC?

Nuestro trabajo en zonas altoandinas y predominantemente agrícolas nos permite constatar como institución que los efectos del cambio climático en el Perú son una realidad diaria. La ciencia proyecta que en los Andes la cantidad de lluvia disminuirá un 10 a 20 % tan solo en la presente década[3]. Por otra parte, estamos conscientes que el compromiso del gobierno Castillo es ante todo un compromiso social. Pero toda agenda social – por más buena voluntad que tenga – no se podrá implementar en un contexto de catástrofe climática. En otras palabras, reinterpretando el lema del presidente Castillo: habrá más pobres en el país rico si esta riqueza natural es destruida por el cambio climático.

El discurso del Gobierno llama a la responsabilidad de los países emisores. Como lo explica el servicio de radiodifusión Deutsche Welle: “Es comprensible que los países emergentes y en desarrollo deseen recibir un tratamiento distinto, a la vista de que los «veteranos» industrializados fueron los principales causantes del cambio climático.”[4] No obstante, son estos últimos los que disponen de los medios monetarios para enfrentar el cambio climático. Entonces, en la COP26 el presidente Castillo hubiera debido apoyar la lucha de los países más vulnerables y exigir a los países emisores contribuciones más altas para la lucha contra el cambio climático.

La vulnerabilidad ante los efectos devastadores junto con la escasa disponibilidad de recursos financieros nacionales para implementar adecuadas medidas de adaptación muestran claramente que el país no está en posición de tomarse la COP26 a la ligera. Por lo tanto, exigimos al gobierno peruano retomar fuerzas en la lucha contra el cambio climático y demostrar presencia y un compromiso ambicioso en la próxima COP27 en 2022.

¡Por el bien del Perú, del planeta y sus futuras generaciones!

[1]Ministerio de Relaciones Exteriores (4.11.2021), Perú firmó Declaración de Glasgow sobre protección de bosques y uso de la tierra. Disponible en https://www.gob.pe/institucion/rree/noticias/551657-peru-firmo-declaracion-de-glasgow-sobre-proteccion-de-bosques-y-uso-de-la-tierra .
[2]Mongabay (8.11.2021), COP26: lo que tienes que saber sobre la primera semana de la cumbre para frenar el cambio climático global. Disponible en https://es.mongabay.com/2021/11/cop26-lo-que-tienes-que-saber-sobre-la-primera-semana-de-la-cumbre-para-frenar-el-cambio-climatico-global/ .
[3]República del Perú (2015), INTENDED NATIONALLY DETERMINED CONTRIBUTION (iNDC) FROM THE REPUBLIC OF PERU. Disponible en https://www4.unfccc.int/sites/ndcstaging/PublishedDocuments/Peru%20First/iNDC%20Per%C3%BA%20english.pdf .
[4]Deutsche Welle (14.12.2014), COP20: «Decepcionante, como se esperaba». Disponible en https://www.dw.com/es/cop20-decepcionante-como-se-esperaba/a-18128276 .

17 de noviembre de 2o21