La importancia de la reorganización del IMARPE

Por Alejandro Chirinos

El gobierno ha publicado el Decreto de Urgencia N° 015-2020 que modifica el Decreto Legislativo N° 95, Ley del Instituto del Mar del Perú- IMARPE, que data de 1967. El decreto de urgencia propone la modificación de siete artículos de dicho decreto legislativo con el propósito de adecuar al Imarpe a formas contemporáneas y rigurosas de organización.

La modificación más importante es la referida a los mecanismos de elección del presidente de esta entidad científica, lo que ha generado la inquietud de varios gremios empresariales con interés en los recursos marinos. La segunda modificación de importancia se refiere a la composición del Consejo Directivo, incorporando al Instituto de Investigación de la Amazonía Peruana, IIAP, decisión acertada pues este instituto, creado en 1981, es el encargado de la investigación científica de los recursos acuáticos amazónicos.

Imagen: Correo

¿Qué es el Imarpe? El Instituto del Mar del Perú es un organismo técnico especializado del Ministerio de la Producción que se encarga de la investigación científica, así como del estudio y conocimiento del mar peruano y sus recursos. La información científica que genera le permite al Estado tomar decisiones respecto al uso racional de los recursos pesqueros y la conservación del ambiente marino. Para sus investigaciones el IMARPE cuenta con tres buques de investigación científica a gran escala: el BIC Humboldt, el BIC José Olaya Balandra y el BIC Luis Alberto Flores Portugal; y también cuenta con tres embarcaciones de investigación científica de menor escala: IMARPE IV, IMARPE V e IMARPE VI, de multipropósito para trabajo costero. El IMARPE determina la biomasa, su distribución, su estado de madurez y a través del análisis de esos datos define no solo las cuotas de pesca sino también el periodo de veda de las diversas especies de nuestro mar, como ocurre con la anchoveta y otros recursos de importancia para el país. La rigurosidad científica del Imarpe le ha valido el reconocimiento de organismos internacionales como la FAO, la OCDE, el Banco Mundial y la Cepal, ubicándola como una institución de prestigio científico en la región.

¿Qué propone el decreto de urgencia? Modificar el mecanismo tradicional de elección del presidente del Imarpe que hasta hoy se basaba en la figura del cargo de confianza o, como comúnmente se conoce, el “nombramiento a dedo”. La norma propone eliminar este mecanismo y pasar a otro basado en el enfoque de la meritocracia y elegir al presidente a partir de un concurso público, para lo cual se propone instalar una comisión evaluadora liderada por Servir e integrada por Concytec y Produce. La designación de la presidencia del Imarpe ha recaído siempre en la persona de un almirante en retiro perteneciente a la Marina de Guerra del Perú que además podía ser removido, y esto es importante, sin necesidad de causa alguna y solo por la decisión del ministro en funciones o del gobierno. Hoy se propone que este importante cargo sea ejercido por un científico de reconocida trayectoria, que sea elegido en concurso público abierto y transparente, y que asuma la conducción de la entidad por un periodo de cuatro años,  luego de lo cual se procede a un nuevo proceso de elección.

¿Es importante esta nueva forma de elección? Sin duda, pues fortalece los mecanismos de gobernanza del Imarpe, refuerza su autonomía y transparencia, reduciendo los intereses y presiones que puede haber detrás de los recursos hidrobiológicos, lo cual es fundamental para asegurar la sostenibilidad de nuestro ambiente marino y su biodiversidad. Además, esta medida responde a las recomendaciones de una auditoría internacional a la que se sometió el Imarpe hace seis años y que proponía  adecuar la organización a los marcos actuales que se maneja dentro de la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo. (Si revisamos el Decreto Legislativo Nº 95 podemos notar que todo el contenido de la norma hace referencia al ministerio de pesquería).

¿No es importante acaso que una institución de tan reconocido prestigio científico en la región se adecúe a formas contemporáneas de organización y fortalezca su democracia interna para asegurar la sostenibilidad de nuestros recursos y bienes marinos? Desde luego que sí. Esta era una decisión que no podía esperar más, sobre todo en un contexto en el que recursos tan importantes como la anchoveta, cuya reciente temporada de pesca fue cerrada antes de tiempo por la alta incidencia de juveniles, se encuentran amenazados poniendo en serio riesgo a la especie y a las otras que de ella dependen.

27 de enero de 2020