Pataz, Retamas y la minería

Por: Jose De Echave

El 15 de marzo, un derrumbe mató a seis personas y dejó dos desaparecidos y más de 50 damnificados. La tragedia, ocurrida en la localidad de Retamas, en el distrito de Pataz (provincia del mismo nombre, región La Libertad), es un claro ejemplo de cómo se instalan y construyen centros poblados y desarrollan actividades diversas, incluidas las productivas, sin tomar en cuenta la vulnerabilidad y los riesgos de la zona. Pueden ser diferentes los factores de riesgo: zonas sísmicas, de huaycos, desbordes de ríos, lluvias intensas, etc., que hacen que en determinados territorios, los peligros de que una población se instale y crezca, sean mayores.

Como lo menciona Fernando Bravo Alarcón -en un artículo publicado en el diario El Comercio1– en el caso de Retamas “esta advertencia adquiere más gravedad por la recurrencia de deslizamientos que se han registrado. Por ejemplo, el 12 de abril del 2009 se produjo un derrumbe que mató a nueve personas y destruyó numerosas viviendas”. Por lo tanto, está claro que no es la primera vez que ocurre un hecho de estas características y, además, organismos especializados ya habían advertido que “Retamas constituía un centro poblado ubicado antitécnicamente en una angosta quebrada y que su condición era de alto riesgo no mitigable, por lo que recomendaron su reubicación y la suspensión de la expansión urbana en los taludes de sus elevaciones montañosas y quebradas” (Fernando Bravo)2.

Esta zona ha tenido un crecimiento exponencial, sobre todo vinculado a la actividad minera, tanto formal como informal, que se ha instalado. Si bien en Retamas y en sus alrededores se habla de una población fija de alrededor de 5 mil personas, a ello se le suma una población flotante de trabajadores que puede oscilar entre 10 mil y 15 personas -dependiendo de la época del año y del momento de la minería- que llegan a desarrollar sus actividades. Esa población de trabajadores demanda una serie de servicios básicos, como restaurantes, alojamiento, esparcimiento, etc., que también se expanden en la zona.

Cabe señalar que La Libertad es hoy en día la principal región productora de oro en el país y la provincia de Pataz es una de las que concentra la mayor actividad minera de la región. En cuanto a las concesiones mineras en la provincia de Pataz, estás se concentran sobre todo en distritos como Huayo, Huayliyas, Parcoy, Pataz, Buldibuyo.

Por otro lado, las empresas que concentran el mayor número de concesiones mineras son: Minera Poderosa (21.29%), Consorcio Minero Horizonte (9.84%) y Minera Aurífera Retamas (5.72%). Como ocurre en zonas con presencia de minería formal e informal, también aparecen entre los titulares de concesiones empresas de menor envergadura y personas naturales.

Planificar el uso del territorio, tanto para el desarrollo urbano como también para el desarrollo de actividades productivas, debería ser una prioridad y una política pública fundamental. A estas alturas, ya hemos perdido el derecho a sorprendernos cuando ocurren tragedias como la de Retamas, porque son desastres anunciados que, lamentablemente, se replican cada cierto tiempo a lo largo de nuestro territorio.


1 Publicado el 20 de marzo de 2022.

2 Artículo citado.


23 de marzo del 2022