Newmont y la decisión de postergar su inversión

José De Echave C.

La semana pasada, la empresa Newmont, dueña del proyecto de Yanacocha (Cajamarca), anunció que había decidido postergar la inversión del proyecto de Sulfuros, que estaba prevista para este año. La nueva fecha de inicio ha sido reprogramada para el segundo semestre del 2024. Cabe señalar que esta es la segunda postergación del proyecto.

Imagen: Proactivo

Yanacocha Sulfuros representa una inversión de US$ 2250 millones y agregaría una producción anual promedio a las operaciones de la empresa de aproximadamente 525 mil onzas por año, con costos de mantenimiento totales de entre 700 y 800 dólares por onza durante los primeros cinco años completos de producción. La primera fase de Yanacocha Sulfuros se enfocará en el desarrollo de los depósitos Yanacocha Verde y Chaquicocha para extender las operaciones más allá del año 2040.

Tras el anuncio, rápidamente varios analistas y personajes vinculados al gremio empresarial minero en el Perú han salido a señalar que en realidad la decisión de postergar el inicio del proyecto se debe, sobre todo, a la crisis política que vive el país y que la empresa se está dando un tiempo para ver si la situación cambia.

Lo curioso de este tipo de interpretaciones es que para nada toman en cuenta lo que ha dicho Newmont. La empresa norteamericana sacó un comunicado en el que, con toda claridad, señala que la decisión se basa en las condiciones de un mercado internacional que no tiene precedentes, afectado por la guerra en Ucrania, las tasas de inflación récord, el aumento de los precios de los productos básicos y las materias primas, las interrupciones prolongadas de la cadena de suministro y los mercados laborales competitivos.

Sin embargo, los traductores e intérpretes que han aparecido señalan que en realidad Newmont está siendo diplomática o elegante y que, por supuesto, el real motivo de la postergación es la crisis política que vive el país y que “los factores externos no son determinantes”[1]. Claro, no explican por qué una empresa con tanto poder como Newmont tendría que apelar a la elegancia y ocultar las reales intenciones de la decisión de postergar su inversión en el Perú. Difícil sostener el argumento.

Cualquier empresa minera que busca sacar adelante un proyecto de envergadura, con un monto de inversión importante como es el caso, tiene que construir, entre varias viabilidades, la financiera. La viabilidad financiera de un proyecto minero requiere de una ingeniería sumamente compleja que incluye acceso a financiamiento de la banca internacional, agencias de créditos para exportaciones de varios países (eximbanks), compromisos de ventas futuras, etc. Y lo cierto es que en el actual contexto global, todos esos actores se están moviendo con mucha cautela y el crédito se ha encarecido.

Todo indica que estos son los motivos centrales del anuncio de Newmont y así lo ha dicho la propia empresa con toda claridad. Por supuesto que esto no quiere decir que empresas como Newmont no estén preocupadas por la situación que vive el país y que esperen que la turbulencia política pueda calmarse.

No debemos olvidar que el proyecto de Yanacocha Sulfuros es el más importante de la cartera global de inversiones de Newmont y para sacarlo adelante adquirió la totalidad de la participación de Buenaventura en Yanacocha (43.65%), asumiendo el control absoluto de la empresa.

En el comunicado mencionado, la empresa señala que continuará con las actividades de ingeniería avanzada y las adquisiciones “para eliminar el riesgo del proyecto en busca de un camino a seguir rentable y predecible”. También se construirán dos plantas de tratamiento de agua con una inversión de US$ 350 millones durante los próximos dos años.

Finalmente, la empresa ha anunciado que ha designado a Dean Gehring como director de desarrollo en el Perú. Dean Gehring tiene 30 años de experiencia en el sector y ha sido, entre varias funciones, jefe de la región de América del Sur de Newmont, vicepresidente ejecutivo y director de tecnología. Esta designación revela la prioridad que la empresa le sigue dando a Yanacocha Sulfuros.

[1] Declaraciones de Carlos Gálvez, expresidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (El Comercio del 16 de septiembre de 2022).

22 de septiembre de 2022