Minería: algunos indicadores a tomar en cuenta

Luego de los cambios ocurridos en el gabinete, no está demás darle una mirada el escenario que se proyecta en lo político, en lo social, pero sobre todo en lo económico. En este artículo queremos revisar algunas cifras o indicadores económicos, sobre todo los vinculados con la minería.

Imagen: El peruano

Lo primero que hay que señalar es que pese a las turbulencias de los dos últimos meses, el panorama económico no pinta del todo mal, como algunos pretenden hacer creer. Algunos elementos a considerar: el aumento de la recaudación continúa: la recaudación general en agosto de 2021 registró un crecimiento acumulado de 44.0%. Del mismo modo, los Ingresos Tributarios -que constituyen el 88% del total recaudado- aumentaron en 46.7%.

En relación al aporte tributario minero, el pago del Impuesto General a la Renta (IGR) de tercera categoría aumentó en 277.4% a agosto del 2021, luego de mostrar un retroceso importante en los últimos dos años. Por supuesto, la recuperación reciente de la tributación minera se debe al repunte extraordinario de los precios de los minerales.

Al analizar la estructura porcentual del IGR de tercera categoría, se observa que en agosto del 2021 el subsector minero elevó su participación llegando a 21.9% del total recaudado. Por otro lado, el aporte de la minería al total de tributos recaudados por el Estado peruano registra una participación de 16.8% a agosto del 2021, similar a los niveles del 2011 (período del anterior súper ciclo de precio de los minerales). Toda indica que la participación de la minería está lejos de haber alcanzado su pico y seguirá creciendo en los próximos meses.

 

Los precios de minerales claves como el cobre y el oro siguen en niveles altos. Según el BCR, los términos de intercambio alcanzarían el punto más alto de los últimos 20 años (más altos que en el período del anterior súper ciclo), superando el registrado en 2011. Si bien no es una tarea sencilla pronosticar cuánto puede durar este nuevo ciclo de precios altos, todo indica que seguirá en niveles similares a los actuales en los próximos años.

Por otro lado, algunos indicadores de inversión en sectores claves, como la minería, muestran tendencias positivas: por ejemplo, la inversión en exploración (indicador clave que anuncia cambios de tendencias), que había estado cayendo de manera sostenida en los últimos años, en abril registró alcanzó una recuperación acumulada de 9.1%, en mayo de 18.2%, en junio de 26.5%, y en julio ha registrado un notable crecimiento de 36.9% (hace tiempo no se registraban estas tasas). Como se sabe, la exploración minera es el rubro que indica la expectativa del sector y el comportamiento futuro de las inversiones mineras.

Cabe señalar que el subsector minero continúa siendo el principal componente de las exportaciones peruanas y en julio de 2021 representaba el 54% del valor total de las exportaciones del país. Ese mes las exportaciones mineras registraron un crecimiento acumulado de 69.5%, respecto al mismo período del 2020, sumando US$ 21,632 millones. Este incremento se explica principalmente por el mayor valor de las exportaciones de cobre, que creció en 78.1% en lo que va del año. También ha jugado un rol importante el aumento de las exportaciones de hierro, que han desplazado al zinc como tercer metal de exportación. Estos resultados contrastan con el año 2020, en medio de la pandemia y las políticas de confinamiento, cuando las exportaciones mineras registraron una caída acumulada de 8.2%.

Cabe recordar que durante los años 2018 y 2019 las exportaciones mineras alcanzaron sus niveles más altos, superando incluso el valor exportado de los años 2011 y 2012 (cuando se estaba en pleno súper ciclo de precios de los commodities). Este aumento se debió sobre todo por el aumento progresivo de los niveles de producción desde el 2016, luego de la puesta en operación de Las Bambas y ampliación de Cerro Verde, principalmente (fueron los años en que se duplicó la producción de cobre). Todo parece indicar que en el 2021, con las cotizaciones alcanzadas por el cobre y otros metales, se lograría alcanzar un nuevo pico histórico en las exportaciones mineras, superando los US$ 30,000 millones exportados.

Por lo tanto, está claro que algunos indicadores parecen mostrar que el país se estaría enrumbando en la dirección de una mayor estabilidad con un comportamiento de la economía que muestra cambios favorables. Habrá que ver con atención cómo en los próximos meses estas tendencias se consolidan, qué nuevos datos aparecen y sobre todo qué decisiones tomará el gobierno.

12 de octubre de 2021