¿Cuál será el destino de la reforma tributaria? (Editorial AMP, febrero 2022)

Una de las propuestas claves del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) bajo la conducción de Pedro Francke fue la reforma tributaria. Esta planteaba tres ejes de acción: avanzar en la formalización, luchar contra el incumplimiento tributario y aumentar la progresividad para disminuir inequidades. En este último punto el componente minero aparecía como un aspecto fundamental: se buscaba la mayor captura de la renta minera, en un contexto de precios altos y ganancias extraordinarias.

Como se ha repetido varias veces en los últimos tiempos, la realidad muestra que actualmente el sistema tributario y fiscal en el Perú no genera suficientes recursos para financiar sectores claves como la salud y la educación, entre varias otras obligaciones y cierre de brechas. Seguimos siendo uno de los países con la más baja presión tributaria de América Latina (7 puntos por debajo del promedio regional) y el único de la Alianza del Pacífico que, en la etapa del post superciclo de precios de las materias primas, no implementó una sola reforma tributaria de carácter estructural (todos los demás países sí hicieron su tarea).

Como se sabe, el pedido de delegación de facultades fue aprobado parcialmente por el Congreso en el mes de diciembre del año pasado, dejando de lado los temas vinculados a aumentos o modificaciones de tasas de impuestos, lo que implicó para el MEF la obligación de replantear su estrategia. Hasta donde se conoce, la intención del exministro Francke y su equipo era insistir en la reforma vía un conjunto de iniciativas legislativas que iban a ser presentadas al Congreso en la próxima legislatura.

Producidos los cambios en el gabinete, incluida la cartera de Economía y Finanzas, cabe preguntar cuál será el destino de la reforma tributaria y si nuevamente quedará postergada esta política fundamental para el país. Sobre el tema no se ha escuchado decir nada al actual ministro, Oscar Graham.

Sería un tremendo error no insistir en una reforma tributaria. El Perú no puede darle la espalda a las tendencias globales en materia de fiscalidad. Todos los organismos internacionales, como el FMI, el Banco Mundial y la propia OCDE, señalan que los países deben aplicar impuestos más altos para los grupos de mayores ingresos y las empresas más rentables. De hecho, países de la región como México, Colombia, Ecuador y próximamente Chile están implementando reformas tributarias.

Se calcula que el año pasado, las empresas mineras han tenido ganancias extraordinarias por encima de los US$ 16 mil millones, básicamente por el factor precios. El país tiene el derecho y al mismo tiempo la obligación de diseñar instrumentos para una mayor captura de la renta de las empresas que explotan un recurso no renovable que nos pertenece. El anterior superciclo de precios se nos pasó; no se debe repetir el mismo error.

24 de febrero del 2022
(Publicado en el Boletín Actualidad Minera del Perú, febrero de 2022)