Quienes somos

 

 

El Vigilante Amazónico es una plataforma de comunicación al servicio de las comunidades
indígenas amazónicas. Buscamos difundir las denuncias de los vigilantes y monitores
ambientales que se encuentran en los territorios indígenas afectados por diversos tipos de
actividad extractiva, entre ellas la minería, petróleo y gas, la tala ilegal, la deforestación con
fines agroindustriales o ganaderos, las grandes represas hidroeléctricas, carreteras, entre otras
amenazas que afectan la Amazonía. También buscamos difundir las agendas, demandas y
propuestas de las comunidades amazónicas y sus organizaciones representativas por cuencas y
por regiones.

En el Vigilante Amazónico seguimos con un énfasis especial los casos de Amazonas y Loreto,
donde trabajamos con aliados locales que envían información sobre las amenazas que vienen
enfrentando sus territorios. Amazonas es una nueva zona de expansión de la explotación de
oro en la Amazonia, que amenaza los territorios ancestrales de los pueblos awajun y wampis.

 

 

Buscamos difundir las denuncias de los vigilantes y monitores ambientales que se encuentran en los territorios indígenas afectados por diversos tipos de actividad extractiva

 

 

En esta región, nuestros aliados como ODECOFROC (Organización de Desarrollo de las
Comunidades Fronterizas del Cenepa) y el Gobierno Territorial Autónomo de la Nación
Wampis (GTANW), enfrentan estos nuevos desafíos. En tanto, en Loreto se ubica el yacimiento
petrolero más importante del país, que se explota hace más de 45 años con muy graves
impactos por contaminación que afectan a los pueblos kichwa, achuar y quechuas. En esta
región, trabajamos en alianza con el PUINAMUDT, plataforma indígena integrada por las
federaciones: Federación de Comunidades Nativas de la cuenca del Corrientes – FECONACOR;
Organización de los Pueblos Indígenas Kichwas Amazónicos de la Frontera Perú Ecuador –
OPIKAFPE; Federación Indígena Quechua del Pastaza – FEDIQUEP; y la Asociación Cocama de
Desarrollo y Conservación San Pablo de Tipishca – ACODECOSPAT, de la cuenca del río
Marañón. En ambos casos, buscamos difundir ante la opinión pública nacional e internacional
las informaciones, denuncias, propuestas y demandas generadas por las propias
organizaciones indígenas.

Compartimos también información de fuentes secundarias sobre el conjunto de la cuenca
amazónica, afectada por diversas actividades y proyectos que amenazan su futuro.

Actualmente, el Vigilante Amazónico es gestionado por CooperAcción como un esfuerzo por
dar continuidad a esta iniciativa de vigilancia social de los impactos de las actividades
extractivas en la Amazonía. El Vigilante nació hace seis años en el marco del proyecto
Mitigación de Conflictos y el Desarrollo en el Amazonas, impulsado por CooperAcción, Catholic
Relief Service / Perú, la Comisión de Acción Social de la Conferencia del Obispado de Perú-
CEAS y el Centro Amazónico de Antropología Aplicada –CAAAP.