Más de 260 grupos de la sociedad civil piden a las autoridades chinas que garanticen que la ayuda financiera del Covid-19 no esté dirigida a proyectos perjudiciales

A medida que encontremos formas de manejar la crisis y comencemos a abordar el daño causado por la pandemia, los actores de desarrollo chinos y globales deberán considerar seriamente cómo las inversiones de baja calidad y alto riesgo pueden no solo generar impactos ambientales, sociales, climáticos y de biodiversidad negativos, pero también puede facilitar la propagación de enfermedades, como consecuencia de la invasión de ecosistemas prístinos.

El 29 de abril de 2020, más de 260 grupos de la sociedad civil en todo el mundo pidieron al gobierno chino que garantice que la ayuda financiera relacionada al COVID-19 para los proyectos de la iniciativa Un Cinturón, Un Camino (UCUC)  que se encuentran en dificultades, se destine sólo a inversiones chinas en el extranjero de alta calidad que cumplan con criterios estrictos y específicos, y evite rescatar proyectos que ya presentan riesgos ambientales, sociales, a la biodiversidad, climáticos o financieros antes del inicio de COVID-19.

En febrero de 2020, el Ministerio de Comercio de China y el Banco de Desarrollo de China (BDC) emitieron conjuntamente un aviso que crea un mecanismo para orientar el financiamiento a los proyectos de la iniciativa UCUC que han sido afectados por la pandemia COVID-19. El anuncio instruyó a los departamentos de comercio locales y a las empresas estatales centrales a recopilar información sobre proyectos en el extranjero afectados por el brote, y transmitir esta información al BDC, quien considerará proporcionar ayuda financiera para volver a encaminar tales proyectos. De manera crucial, el aviso establece que los proyectos que son de «alta calidad», «legalmente compatibles» y que tienen «riesgos controlables» pueden calificar para recibir alivio financiero relacionado con COVID-19.[1]

En la declaración, los grupos de la sociedad civil destacaron 60 proyectos chinos en los sectores de minería, pulpa y papel, energía hidroeléctrica, infraestructura, combustibles fósiles y otros sectores que no cumplen con estos criterios, y establecieron diez principios específicos que, de estar presentes, podrían ayudar a garantizar que los proyectos sean de «alta calidad». Esto incluye garantizar evaluaciones creíbles y sólidas del impacto ambiental, obtener el consentimiento libre, informado y previo de las personas afectadas, comprometerse a no impactar las áreas clave de biodiversidad y garantizar la alineación con las normas internacionales y las mejores prácticas, y las políticas financieras verdes de China, entre otras.

A medida que el mundo continúa respondiendo a la crisis de COVID-19, las economías se contraen, el desempleo aumenta y los principales proyectos de desarrollo se estancan. A medida que encontremos formas de manejar la crisis y comencemos a abordar el daño causado por la pandemia, los actores de desarrollo chinos y globales deberán considerar seriamente cómo las inversiones de baja calidad y alto riesgo pueden no solo generar impactos ambientales, sociales, climáticos y de biodiversidad negativos, pero también puede facilitar la propagación de enfermedades, como consecuencia de la invasión de ecosistemas prístinos.

En un mundo posterior a COVID-19, los actores globales deberán tomar medidas más fuertes y decisivas para estabilizar y revitalizar la economía global de una manera ecológicamente segura, orientada a las personas y sustentable, y garantizar que se asigne cualquier alivio financiero relacionado con el COVID-19 a proyectos e inversiones que están totalmente respaldados y benefician a las comunidades locales, se alinean con los estándares internacionales y las mejores prácticas, y preservan los ecosistemas cada vez más frágiles de nuestro mundo.

Lea la declaración completa aquí: https://bit.ly/2VPhXWe

Anexos:
[1]   Ministerio de Comercio y Banco de Desarrollo de China (2020) # 61, Aviso de trabajo sobre el apoyo a la construcción cooperativa y de alta calidad de “One Belt One Road” al desatar el papel de las finanzas del desarrollo en respuesta al brote de COVID-19 / 商合函【2020】61号 《关于应对新冠肺炎疫情 发挥开发性金融作用支持高质量共建“一带一路”的工作通知》

30 de abril de 2020