Las Bambas: Se retoma audiencia de criminalizados por protestas

El 4 febrero en el juzgado unipersonal de Tambobamba, en Apurímac,  se retomó el juicio en contra de 19 dirigentes y pobladores criminalizados  por la supuesta comisión de delito de coacción,  en relación al conflicto social de Las Bambas del año 2015.

Foto: CooperAcción

El 4 febrero en el juzgado unipersonal de Tambobamba, en Apurímac,  se retomó el juicio en contra de 19 dirigentes y pobladores criminalizados  por la supuesta comisión de delito de coacción,  en relación al conflicto social de Las Bambas del año 2015.

En el primer día de la audiencia declararon dos testigos. Uno de ellos, fue la señora María Salomé Layme Huamaní, pobladora del distrito de Haquira y el otro, el señor Víctor Raúl Rucoba, que durante el conflicto del año 2015 ocupaba el cargo de jefe de la región policial Apurímac.

Cabe señalar que en declaraciones anteriores brindadas por dos de los denunciados, Bandron Quispe y Javier Mamani ante el Juez, éstos relataron que ingresaron a las instalaciones de la empresa, junto al personal de salud de la Posta Médica a fin de apoyar en el traslado de los heridos que necesitaban atención médica y que estando dentro, el personal policial los detuvo y los obligó a sostener y disparar armas.

La testigo María Salomé Layme corroboró las declaraciones de Javier Mamani, al señalar que ella vio cuando éste subió a la camioneta de la Posta Médica para apoyar en la atención de los heridos y que de esta manera ingresó a las instalaciones de la empresa minera. Afirmó en la audiencia que le constaba que, en ese momento, el señor Mamani no portaba armas:

““Queremos diálogo” decíamos. Nadie ha ingresado a la mina, estábamos detrás de la tranquera. Y de la tranquera vi a un policía que separó las piernas, agarró su arma y empezó a disparar. Y a la vez soltaban más lacrimógenas. Comenzaron a decir que había gente herida de Haquira. Apareció una ambulancia con el señor Javier Mamani. Apareció el con personal de salud. Lo subimos a la camioneta pero luego no sabíamos dónde estaba. Me consta que entró sin nada y que solo fue por auxiliar a los heridos. Javier es reconocido como una persona respetada en Haquira, muy tranquilo y sin antecedentes”, testificó Layme.

Asimismo, el segundo día de la audiencia se presentó otro testimonio que ratifica la versión de los defensores. La pobladora Domitila Puma testificó que el denunciado Brandon Quispe no portaba armas.

“Estaba internada de 8 meses en el centro de salud, Brandon vino de visita y compartimos lo que trajo de comida en su mochila. Vino a Chalhuahuacho para hacer compras y tenía que regresar a Tambuya a pie porque no había movilidad por la huelga”, afirmó Puma.

Este miércoles, durante el segundo día de la audiencia, se presentó un testimonio en relación al caso de los otros defensores criminalizados como coautores de delitos contra la tranquilidad pública y contra el patrimonio. Este es el caso de Edwin Chumbes, defensor que participó en la atención a los heridos en el conflicto, al respecto testificó el señor Honorato Rata. El testigo que llevó una ambulancia para atender la emergencia señaló que al llegar a la zona fueron amedrentados y el acusado habría estado presente para apoyar en la atención médica. “Nos sacaron a la fuerza, nos patearon y quitaron nuestros celulares, uniforme y dinero. Yo vi que a Edwin Chumbes se lo llevaron detrás de una roca. Policías de mujeres nos masacraron por 40 minutos”, puntualizó.

Finalmente, la audiencia se suspendió por falta de peritos de parte de la Fiscalía Mixta Provincial de Challhuahuacho y se reiniciará el día jueves 06 de febrero, a las 9:00 de la mañana. Se estima que el juicio podría terminar en la emisión de una sentencia.

05 de febrero de 2020