Exoneraciones tributarias: no es un azar, es una pésima apuesta

Jose De Echave C.

Aumentar la presión tributaria debería ser un gran objetivo para todo el país, sobre el que se debería producir un amplio consenso, sobre todo en la clase política. La presión tributaria en el Perú es una de las más bajas en todo el mundo: el año pasado fue apenas 13% del PBI y para este año, hasta hace muy poco la Sunat anunciaba que subiría a 13.9% y el próximo año a 14.2%. Estamos muy lejos del promedio latinoamericano (22%) y más lejos aún del promedio de los países de la OCDE (por encima del 30%).

Sin embargo, para aumentar los ingresos fiscales de manera sostenida, se necesita apostar en serio y a fondo por un conjunto de políticas que corrijan distorsiones básicas. Una de estas distorsiones tiene que ver con el conjunto de exoneraciones, excepciones, deducciones y varios otros beneficios o incentivos tributarios otorgados a sectores, grupos o actividades.

El Congreso ha dado el primer paso para traerse abajo el D.L. 1419 que imponía un Impuesto Selectivo al Consumo a los casinos y máquinas tragamonedas

El ex jefe de la Sunat, Víctor Shiguiyama, en una sesión en el Congreso de la República (11/09/2018), señaló que los beneficios fiscales le habían costado al país cerca de 130 mil millones de soles durante la última década. Solo el 2018 superarían los 16 mil millones de soles y en el 2019 podrían alcanzar un monto de 17,249 millones de soles. Cabe señalar que la Sunat calcula solamente el costo de 125 beneficios fiscales, sin embargo la cantidad de beneficios vigentes puede casi duplicar dicha cantidad y por lo tanto los montos mencionados solo son una parte de todo el gasto tributario que se genera y que en la práctica asumimos todos los peruanos.

Una de las exoneraciones más cuestionadas son las que se otorgan a los juegos de azar y apuestas. Como lo recuerda el Grupo de Justicia Fiscal, la exoneración para los juegos de azar y apuestas ha significado una pérdida para el fisco de alrededor de dos mil millones de soles entre el 2010 y 2018 y solo este año el subsidio alcanza la cifra de 438 millones de soles, monto superior a lo que se dedica al programa Cunamas, la lucha contra el terrorismo, la inclusión de niños y jóvenes con discapacidad.

Como lo recuerda el Grupo de Justicia Fiscal, la exoneración para los juegos de azar y apuestas ha significado una pérdida para el fisco de alrededor de dos mil millones de soles entre el 2010 y 2018

Lo cierto es que el día martes, con los votos de las bancadas fujimoristas y del Apra,  se ha dado el primer paso para traerse abajo el D.L. 1419 que imponía un Impuesto Selectivo al Consumo a los casinos y máquinas tragamonedas. Cabe recordar que este decreto se dio en el marco de las facultades legislativas delegadas al Ejecutivo por el Congreso y forma parte de un grupo de 17 decretos legislativos que buscaban modernizar el sistema tributario y por supuesto aumentar la recaudación.

Es un escándalo lo ocurrido el pasado 4 de diciembre en el Congreso. Queda claro que desde el Poder Legislativo y más específicamente de bancadas como las que hemos mencionado, se busca mantener un esquema de privilegios para unos pocos, al mismo tiempo que debilitan aún más el sistema tributario.

06 de diciembre de 2018