¿Cómo va la inversión minera en el Perú?

El debate en torno a la viabilidad del proyecto Tía María ha abierto en paralelo una discusión sobre cómo marcha la inversión minera en el país. Algunos mensajes parecieran dar a entender que la inversión en este sector estuviese paralizada o en su defecto que la tendencia de los flujos de inversión en los últimos tiempos estaría a la baja.

Sin embargo, las cifras muestran lo contrario. Desde el año 2017 la inversión minera en el país se ha venido recuperando. Creció un 18% el año 2017; continuó recuperándose el año pasado con una tasa de 26% y en lo que va del año, el crecimiento es de 31%.

En los cuatro primeros meses de este año, el crecimiento agregado de la inversión minera se explica por los rubros planta de beneficio (8%), equipamiento minero (101%), preparación y desarrollo (84%) y otros (132%). Si se observa una disminución en los rubros exploración (-25%) e infraestructura (-19%).

¿Qué es lo que está dinamizando la inversión minera este año? Según la cartera de proyectos mineros y la programación de inversiones, está en curso la construcción de Minas Justa (US$1,600 millones), Quellaveco (US$5,300 millones), la ampliación de Toromocho (US$ 1,355 millones), Quecher Main (US$ 300 millones), Relaves B2 San Rafael (US$200 millones) y Ariana (US$125 millones).

También figuran otros proyectos como Integración Coroccohuayco (US$ 590), Corani (US$585 millones), Ampliación Santa María (US$110 millones), Optimización Lagunas Norte (US$640 millones), Ampliación Pachacaqui (US$117 millones). En esta lista también está el proyecto Tía María (US$1,400 millones).

Por lo tanto, cómo podemos apreciar, la inversión minera en el país se encuentra lejos de estar paralizada. Como ha ocurrido en las últimas décadas, hay proyectos que logran llegar a la etapa de producción (la gran mayoría) y otros no y por eso es usual que las proyecciones de inversión se ajusten a la baja.

De la relación de proyectos que figuran en la cartera que hemos citado, salvo algunas excepciones, la mayoría sigue avanzando. Ahora, ¿qué puede pasar más adelante? Si uno observa las cifras globales de la inversión minera y su evolución en las últimas décadas, éstas suben cuando las cotizaciones de los metales se recuperan y bajan cuando las cotizaciones caen. Por lo tanto, si el contexto internacional se sigue deteriorando, y las cotizaciones continúan cayendo, es probable que las inversiones mineras comiencen a mostrar un menor dinamismo. Eso va a ocurrir en el Perú y en el resto del mundo.

Imagen: IPE

01 de julio de 2019