¿Carga tributaria o rentabilidad minera?

De izquierda a derecha minería de cobre en Perú, Chile y Australia. Imagen: CooperAcción

Por César Flores Unzaga *

Hace dos semanas, el IPE presentó un estudio, por encargo de la SNMPE, en el que repasaba algunos aspectos del sistema tributario minero en el Perú. De este ejercicio, posiblemente el dato que más se ha difundido es que la carga tributaria aplicada a la minería peruana sería de 47%, superior a la de otros países, como Australia (44%) o Chile (40%).

Más allá de la exactitud de estos porcentajes, el cálculo comparativo presenta un error significativo: no ha recogido los verdaderos costos de operación entre países, sino que han sido estandarizados, como si el costo de producir cobre, oro u otro mineral fuese el mismo en cualquier país.

Hace dos años, el Gobierno peruano, con datos de Wood Mackenzie, Cochilco y otros, presentaba un ranking de los principales países productores de cobre y sus respectivos costos efectivos operativos (o cash cost). En cobre, el Perú tenía el costo de producción promedio más bajo con 1.16 dólares la libra, mientras que Chile y Australia llegaban a 1.44 y 1.50 dólares la libra, respectivamente. ¿Qué significa esto? Que en el Perú producir cobre es 23% más barato que en Australia y 19% más barato que en Chile.

Lo interesante es saber qué sucede entonces con la rentabilidad minera. Si comparamos al Perú y a Australia utilizando los mismos datos de cálculo del IPE, en el caso de una empresa de cobre y luego de ajustar los costos  proporcionalmente por país, se obtiene que la renta neta luego de impuestos en el Perú equivale a 22.5% de las ventas, mientras que en Australia llegaría a solo 14.8%, es decir, una rentabilidad menor. La conclusión es que aunque en Australia fuese menor la carga tributaria, para un inversionista sería claramente más ventajoso invertir en el Perú.

¿Y cuál debería ser la carga tributaria en el Perú que haría indiferente a un inversionista minero venir aquí o a Australia? Con los datos utilizados por el IPE y los costos ajustados por país –en el caso del cobre– la carga tributaria peruana debería llegar a 64%, mientras la australiana mantenerse en 44%, con lo cual se obtendría el mismo nivel de rentabilidad.

Con este ejercicio no pretendo señalar que la carga tributaria del sector minero deba elevarse hasta 64%, pero sí destacar que el criterio de rentabilidad minera podría ser más objetivo al momento de discutir cuál debería ser la carga tributaria más adecuada para el país.

Independientemente de una carga tributaria alta o baja, lo importante es que la base impositiva de las empresas no termine siendo erosionada por prácticas de elusión, precios de transferencia, subcapitalización y otros. La SUNAT ya cuenta con las herramientas de control respectivas luego de la última reforma tributaria y esperamos que se logre una recaudación justa.

* publicado en el diario Gestión el 16 de setiembre